Han sido muy pocos, pero muy sonados y comentados. Se trata de los aparentes problemas de hackeo que algunas versiones “regionales” de Google han sufrido en algunos países, esto ocasionado principalmente por las limitantes y miles de bugs no resueltos del sistema de DNS de dichos países que pueden ser fácilmente vulnerados.

Y es que detrás de estos falsos hackeos a Google (que en realidad no son más que un cambio de DNS para que el dominio regional apunte a otro servidor web) se encuentran algunos defacers especializados en el robo de dominios de Internet, que aprovechando las ya mencionadas debilidades y problemas de seguridad de los sistemas DNS de algunos países llevan a cabo estos ilícitos en detrimento de lña marca de Google.

google-hacked1

Según la información que se publica en Marlex Systems, son ya al menos 3 las versiones regionales de Google que se han visto afectadas por este problema de defacing, ataque que ha logrado modificar la página principal de estos dominios propiedad de Google Inc. para redirigirlos a otros sitios web que no pertenecen a la compañía de Sergei Brin y Larry Page, poniendo con ello en riesgo la seguridad e integridad de los equipos de cómputo e información de los visitantes asiduos al buscador de Google en los países afectados.

Lo lamentable del asunto es que el problema ni siquiera reside dentro de las oficinas o servidores de Google, dado que ninguno de sus sitios web en realidad ha sido hackeado. Se trata concretamente de una vulnerabilidad con el sistema de DNS de dominios en algunos países que permite redirigir un dominio a otro server con solo cambiar las DNS o direcciones IP de los servidores a donde apunta.

A los usuarios de Google en los países afectados solo les queda -po el momento- esperar a que la compañía más importante de Internet tome cartas en el asunto para tratar de incrementar las medidas de seguridad en los sistemas DNS para sus dominios regionales, auqnue esto se encuentre fuera de su control.