Hoy, se me ocurrió de golpe revisar keywords que seguía muy de cerca en el pasado, digamos hace 3 años más o menos. Son keywords muy competidas, y en inglés, donde tenía un proyecto.

Me llamó poderosamente la atención ver rápidamente que el escenario había cambiado por completo. Debo haber seguido esa SERP mínimo 1 año, y nunca habían habido cambios importantes de posiciones en la 1º página. Hoy me encuentro con que muchas webs que estaban en la tercera página han subido hasta la primera.

En general, las webs que ahora lideran el ranking de esta búsqueda, son los que tienen más contenido y original. Quien estaba primero antes, y parecía que tenía comprado el puesto porque no se movía por nada, tenía poco contenido y muchos enlaces, varios de ellos de intercambios y otro tanto de link building bastante artificial, hoy aparece en la página 3.

Como dice el título de este post, a mí estas cuestiones me sugieren que la constancia en el trabajo, minucioso, “de hormiga”, a la larga da sus frutos. También podemos tomar como conclusión que nadie puede dormirse en los laureles, sino que debe superar constantemente a la competencia, y estar listo para que ningún competidor nuevo con muchos recursos pueda robarle el puesto.

Ahora bien, aunque ya expuse mis conclusiones y todo suena a que si haces bien tu trabajo te irá muy bien, quiero aclarar bien la razón más probable de estos cambios, por si a alguno se le escapa. Estas webs, gracias a su contenido y su constante actualización, han ido generando enlaces. Para Google todo es enlaces, o casi todo, así que con el tiempo han construido autoridad y confianza, con cada nuevo link natural apuntando hacia ellos. También hay que decir que los links naturales tienden a permanecer en el tiempo, aumentando su valor ya que hay muchas teorías sobre que Google le da más valor a los enlaces que están hace tiempo.

Así que si están en la competencia por una keyword importante y por momentos creen que no tienen chance, recuerden que trabajando duro y con una estrategia clara, pueden ganarle a cualquiera. Eso sí, paciencia.