Primero hay que hacer un plugin, para lo cual hay que seguir ciertas normas, y finalmente hay que promocionarlo un poco.

Incluir nuestro plugin en el directorio oficial de plugins de WordPress nos ayudará bastante en la promoción. ¿Para qué quiero que mi plugin esté ahí? Pues para mí, entre alguna otra razón, básicamente se trata de que mientras más promoción tenga, más usuarios podrán encontrarlo y si les sirve y gusta utilizarlo, que es para lo que fue hecho. Además, mientras más usuarios, más sugerencias y mejoras.

Sin embargo, no es tan fácil agregar un plugin al directorio por primera vez, o al menos para mí no lo fue.

Lo primero que tendremos que hacer para agregarlo, será registrarnos. Luego sí nos dejarán enviar la petición. La gente de WordPress nos dejará un bonito mensaje que dice muy pronto lo van a revisar para ver si lo aceptan. A decir verdad, tardaron bastante más tiempo del que esperaba a causa de ese mensajito, en total 15 días.

Allí es cuando se me complicó el tema. Me envían vía correo electrónico el aviso de que fue aceptado el plugin, dándome la url del “SVN repository” y diciéndome que estaría funcionando en 1 hora. Yo, al ser la primera vez y no experto en estos temas, pensé que simplemente me quedaba esperar hasta que se agregue finalmente el directorio. Pero no.

Más de 10 días después me digo a mí mismo: algo hice mal (quizás con palabras no tan lindas hacia mi persona :)). Resulta que me faltaba un paso más, que era subir los archivos al repositorio. Perfecto, ¿pero cómo hago? Luego de investigar un poco, encontré una solución.

Primero me descargué el Subversion propiamente dicho, que era lo único que aparentemente necesitaba. La verdad que no lo entendí mucho, lo vi complicado y no tenía ganas de aprender, así que no perdí tiempo y busqué otra alternativa. Así encontré un cliente para realizar algunas acciones básicas, que era lo único que necesitaba. Se llama Tortoise SVN y es para Windows (sí, uso Windows, ¿y qué?). El software es un poco invasivo, en el sentido de que tendremos en nuestro SO en todo momento opciones que corresponden a este software. Invito a los lectores a que indiquen en los comentarios si conocen algún programa o modo mejor.

Una vez instalado el Tortoise SVN, haciendo click derecho en el directorio o archivos que componen nuestro plugin, seleccionaremos la opción “Import”. En el nuevo menú deberemos simplemente ingresar la URL del repositorio, importante colocar “/trunk” en el final que es donde deben ir los archivos, ingresar su usuario y contraseña con los cuales se registraron en WordPress y se subirán rápidamente.

Listo, en no más de 15 minutos verán su plugin se verá entre los “Newest Plugins” de WordPress. En 1 día aproximadamente mi plugin recibió 10 descargas, lo cual no está mal, así que lo recomiendo.