Desconozco si la frase “no avivar giles” se usa en otro lugar además de la Argentina. Significa, como lo entiendo yo, que no conviene contar nuestros secretos, porque otros van a empezar a hacer lo mismo, con quizás el riesgo de que el gran “descubrimiento” se nos corte a nosotros por ello (debido a una saturación).

Esto viene a raíz de un post de Milton, titulado Desconfianza SEO. Allí Milton se plantea la pregunta de por qué ciertos gurús del SEO dan consejos para posicionar 1º en Google, si al hacerse popular estos métodos probablemente el buscador arregle el asunto.

Para empezar, el gurú que brinde consejos de cómo posicionar 1º en Google no es ningún gurú, es un mentiroso 🙂 Nadie puede decir esto con una cara seria. Los consejos son a nivel general, para mejorar nuestro posicionamiento y hasta para conseguir posiciones altas. Hablar de números es imposible, simplemente porque depende de demasiados factores, que deben analizarse caso por caso. Obviamente con un consejo en un blog no se va a acertar con lo que necesita cada blog/web en particular.

Sin embargo siento que la pregunta de Milton enfoca a la cuestión de por qué “avivan giles”. Como dejé en su blog en los comentarios, ser líder en una temática, considerado como gran conocedor de algo, sirve y mucho. Te da una imagen muy buena, tenés seguidores que estarán por siempre agradecidos, y las empresas interesadas en el tema recurrirán a vos ya que sos EL experto. Si se habla de posicionamiento en buscadores, el nombre de Danny Sullivan surge entre los primeros, sino el primero. Él hizo su carrera dando consejos y secretos en SearchEngineWatch. Así podemos ver a simple vista que muchos basan su negocio en brindar información “desinteresada”. Es decir, sí hay un interés, y que en algunas ocasiones es más rentable que guardárselo. Además, está la idea de que si crecen los demás crece toda la internet, que es bastante válido (siempre y cuando nos mantengamos siendo referentes ;)).

Hay que estar atento a quién hacemos caso. Si el ya mencionado Danny Sullivan dice algo, habrá que creerle por su trayectoria, pero si aparece alguien de la nada quizás no. Debemos seguir a estos expertos para ver cuánto se equivocan y cuánto aciertan, para ver a quiénes les prestamos nuestros oídos.

En Adseok leo ahora mismo sobre un caso donde un webmaster totalmente desconocedor de las técnicas SEO, aprendió sobre ellas en blogs y foros y logró posicionar su web bastante bien. Un claro ejemplo de que mucha de la información ahí fuera es buena, simplemente hay que tener un poco de cuidado.