Casi por definición los geeks no son populares. Es muy difícil que un gran grupo de gente conozca a un geek sino que, básicamente, un geek conoce otros geeks. Habrán excepciones, claro, pero en general se da así.

Sin embargo, hay un lugar que los geeks están poblando, los buscadores. Más allá de que quienes crean webs usualmente pertenecen a este tipo de persona, me refiero a otra cosa. Estoy hablando de que últimamente si buscamos en Google un nombre propio, no será raro que en el top 10 aparezcamos unos cuantos.

De esta manera, buscando Javier vamos a dar con el blog de Javier Martín o Javier Casares, mientras que en la página 2 recién vemos una referencia de la Wikipedia hacia Javier Bardem, el afamado actor.

Buscando Ruben vamos a ver en el 1º puesto al blog de Rubén Calvo y en 2º lugar al de Ruben Colomer. En los puestos 3 y 4 hay dos resultados de Wikipedia, uno sobre el poeta nicaragüense Rubén Darío y otro sobre el cantante y ministro de Turismo de Panamá Rubén Blades.

Si buscamos Julio, Julio Alonso le gana a Julio Iglesias, y por si eso fuera poco, si chequeamos Carlos, Carlos Blanco está 1º, por encima de Carlos I de España y el super millonario Carlos Slim!

Y para que quede más claro el asunto, buscando Julian veo a este blog en el quinto puesto, por encima de 58.399.995 páginas que seguramente merezcan más el puesto.

Esto último es lo que quiero recalcar. No merecemos estar en esos puestos altos, según el sentido común y el criterio propio de Google. ¿Quién va a buscar “Julián” (no pongo otros ejemplos para no herir sentimientos 😀 ) pensando en mí? Excepto 3 ó 4 que me conocen ninguno.

Muchos pensarán que este posicionamiento se debe al SEO, pero no es así. Según sus siglas, este término incluye la optimización, y creo que ninguno se ha propuesto posicionar su nombre porque no sirve de nada realmente. Este posicionamiento es completamente natural, y se debe a que los bloggers enlazamos en muchas oportunidades a los blogs de colegas utilizando su nombre en el anchor text, al estilo “Leí en el blog de Fulano“, “Me contó Mengano“, etc. Además, en el blogroll, para quitarle formalidad, también se acostumbra enlazar vía el nombre del blogger que lo lleva adelante. Como la blogósfera tiene tanto poder en los ojos de Google, al ser en general lugares de calidad y atraer enlaces, y estos blogs entrelazarse, el pobre de Julio Iglesias pierde su reinado.

De todo esto llegamos a una conclusión de suma importancia. Desde acá animamos y exhortamos al Sr. Iglesias a que cree su blog y empiece a ponernos en nuestro lugar, porque si alguien busca “Julio” en el Gugle, si no está buscando un calendario es que lo está buscando a él. El resto de famosos lo seguirá cual Mesías o flautista de Hamelín, dependiendo creencias.

Nota: Pobres aquellos geeks que no rankean para su propio nombre… Lamentable…