La última (por ahora) matanza ocurrida en EEUU ha tenido un seguimiento en Internet superior al que han podido ofrecer los medios tradicionales. Desde material audiovisual de primera mano a testimonios de gente que ha aprovechado sus blogs para contar fragmentos personales de la terrible experiencia.

Quitando el susto que provoca sólo imaginar lo goloso que puede resultar un auditorio milmillonario para un sicópata como cualquiera de los que protagoniza asesinatos en serie o masacres como esta de Virginia, lo cierto es que Internet ya ha demostrado ser una plataforma superior a la televisión y la prensa escrita a la hora de cubrir noticias imprevistas.
A la lentitud de la maquinaria tradicional Internet opone un ejército de ciudadanos listos para emitir.

De entre los muchos testimonios gráficos que pueden encontrarse en Internet, llama la atención el material que el mismo asesino envió a la NBC vía correo postal, como si buscarse asegurarse la fama definitiva gracias a la televisión.
No importa; este mismo abundante material (que ya ha sido bautizado como “paquete multimedia”) ha sido colgado en la Red, que no puede evitar convertirse en ámbito planetario de publicación y consulta.